La Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico se declara en bancarrota



Una planta eléctrica administrada por la Autoridad de Energía Eléctrica
 

La afligida compañía eléctrica de Puerto Rico no cumplió con un acuerdo de respaldo para la reestructuración de su deuda en bonos por 9000 millones de dólares y pidió a la corte protección de sus acreedores, 90888 el gobierno el domingo.

El gobierno dijo que el movimiento de declararse en bancarrota era el único camino para reducir la deuda existente de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico a “un nivel sostenible”. La empresa de servicios públicos, conocida como AEE, había negociado previamente un acuerdo fuera de los tribunales para reducir su pago de bonos en un 15 por ciento. Ahora parece que los tenedores de bonos enfrentarán pérdidas más grandes bajo la supervisión de la corte.

La Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico, que anunció el movimiento, dijo que no anticipaba ninguna interrupción en el servicio de AEE a sus usuarios residenciales o comerciales en la isla.

La energía eléctrica ha sido un problema constante en la economía de la isla. Las anticuadas plantas de generación de energía de AEE queman petróleo importado para producir electricidad. Los esfuerzos para modernizar las plantas y cambiar a combustibles limpios y renovables han sido retrasados una y otra vez. Los usuarios pagan tarifas basadas en los precios altos o bajos del petróleo, y aunque las tarifas están relativamente bajas en el momento, son vulnerables a volverse a elevar.

Además, existen acusaciones desde hace mucho tiempo de que el departamento de compra de combustible de AEE adquirió residuo de hidrocarburo —el petróleo que queda cuando refinaciones de mayor calidad se retiran del crudo— y cobró a los consumidores el precio más caro por refinaciones de mayor calidad para usar la diferencia en la creación de un fondo con propósitos ilegales. El Senado de Puerto Rico sostuvo una serie de audiencias sobre las irregularidades en las compras de la AEE y ha referido sus descubrimientos al FBI.


La AEE se metió en graves problemas financieros antes que el resto del gobierno puertorriqueño, al encontrarse sin capacidad para pagar por el combustible en 2014. Sus acreedores extendieron ese año el crédito para la compra de combustible y, posteriormente, llegaron a un acuerdo para reestructurar cerca de 5700 millones de los 9000 millones adeudados por la AEE.

En ese momento, el acuerdo fue calificado como ejemplar porque fue logrado sin la clase de beneficios que pueden ser ejercidos en la bancarrota. Además de soportar un 15 por ciento de pérdida, los tenedores de bonos habían acordado que la AEE podría destinar una parte de los ahorros a su largamente prometida modernización y conversión a fuentes más limpias de energía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s